Business Week trae un interesante artículo sobre el potencial de la clonación con fines alimentarios. Este tema ha traído cola en los últimos días como resultado de la aprobación de la FDA de la carne de animales clonados para consumo human, pero como suele ser habitual el sensacionalismo de los medios exagera en gran medida la amenaza.

En primer lugar, clonar un animal cuesta entre 10.000$ y 16.000$ así que de momento, salvo en casos de animales excepcionales (sementales premiados o animales con características únicas) es poco probable que encuentres carne clonada en tu supermercado habitual.

La selección y cría del ganado en función de sus características se realiza desde tiempos inmemoriales. Y supongo que nadie pone reparos a comerse a una ternera “gemela” de otra (al fin y al cabo eso es lo que es un clon).

En todo caso la carne que primero llegará  a los supermercados es la carne de los animales descendientes de los clonados. El plan es clonar para  la cría, hoy por hoy clonar para sacrificar es totalmente antieconómico.

En realidad y de momento la clonación con fines alimentarios está pensada para multiplicar la disponibilidad de carnes y otros alimentos de calidad excepcional y disponbilidad escasa. No suena mal del todo: ¿podría la clonación hacer más accesible el jamón de Jabugo 5jotas?

¿carnes gourmet clonadas?

El artículo habla de bacon con omega-3, lo cual lo haría tan saludable como unas sardinas. O aumentar la disponbilidad de carnes excepcionales (y con ello abaratar el acceso a productos de calidad más saludables o con mejoras organolépticas).

El cerdo, por lo grandes de sus camadas y la facilidad de reproducción será lo primero que llegue a los supermercados. Se estima que para el 2009.

Contado así suena tentador… ¿dónde está el truco?.

Anuncios