La Coca-cola es uno de los estimulantes más populares entre los programadores y otra gente que pasa mucho tiempo frente al ordenador, también es la bebida favorita de los críos hiperactivos. El problema es el coste que este estimulante supone para tu cuerpo:

  • En los primeros 10 minutos: 10 cucharaditas de azúcar entran en tu organismo, el 100% de la cantidad diaria recomendada. No vomitas de inmediato el extremo dulzor porque el ácido fosfórico reduce el sabor permitiéndote tragar.
  • 20 minutos: tu nivel de azúcar en sangre toca techo, causando una explosión de insulina. Tu hígado responde a esto convirtiendo todo el azucar que pilla en grasa.

Mejor no sigo con todos los efectos que tiene la Coca-cola hasta 1 hora después de su ingesta, porque ponen los pelos de punta.

Vía Gizmodo.

Anuncios