El consumo de vino en España ha caido un 4,7% en los primeros 9 meses del 2006, en total 788 millones de litros menos que en el 2005. Al parecer el consumo doméstico se ha recuperado hasta un 2%, pero por contra en consumo en restaurantes ha caido un 9%. Cierto es que creo que la cifra en litros es poco representativa, el consumo de vino que más cae es el “de mesa” (léase tetrabricks y similares)  frente al aumento del consumo de vino con D.O. y de calidad. Es posible que el consumo en litros caiga, pero por contra aumente la facturación del sector al consumir vino de mayor calidad.

Recopilando de distintas fuentes ahí van algunas ideas para potenciar el consumo de vino:

  • racionalización de precios, en lugar de aplicar 200% a 300% sobre el precio de coste de la botella pasar a aplicar un esquema: precio de la botella + % margen restaurante + descorche. Este esquema promueve el consumo de vinos de gama media alta y penaliza en cierto modo los vinos baratos. Con el esquema actual la gente suele irse directamente a los vinos más económicos de la carta, que habitualmente son de escasa calidad.
  • potenciar el take away de botellas con iniciativas como “El disfrute se prolonga en casa”.
  • contemplar la posibilidad del BYO (Bring Your Own) o que el cliente se traiga su propio vino, cobrando únicamente el servicio o descorche.
  • cartas más cortas, menor stock, más rotación, más innovación. Supongo que es parecido al guardarropa 😉 tienes un fondo de armario de clásicos mínimo y luego algunos complementos de temporada. Pero no guardas 300 prendas en el armario,
  • ampliar la oferta por copas, existen buenos métodos de conservación y servicio, así que no debería ser un problema.
  • nuevos formatos de botella (33cl, 50cl, etc) que permitan adecuar la cantidad al consumo de 1 o 2 comensales.
  • nuevos formatos de envase (latas, alumnio y otros) que permitan la comercialización del vino en entornos no habituales (discotecas, pubs y similares) y a segmentos de público poco explotados (jóvenes, etc). Aunque horrorizan a los puristas este tipo de estrategias ha tenido mucho éxito en otros países, como por ejemplo Sophia Blanc de Blancs, un espumoso de las bodegas de Niebaum-Coppola.

    Sophia Mini Blanc de Blancs doocomo.com

  • producir vino sin alcohol, si ha funcionado con la cerveza es posible que funcione con el vino. Nuevamente parecerá una herejía a los puristas, pero no se trata de convencer a conversos, si no de aumentar la cuota de mercado acercándose a los que no consumen vino ahora. El miedo a perder puntos en el carnet de conducir hace que la gente renuncie la vino en sus comidas y cenas… el vino sin alcohol, si se logra una calidad aceptable, podría ser una alternativa.
  • – iniciativas para extender la cultura enológica, particularmente entre los jóvenes.

No será por falta de ideas.

Anuncios