Tanto la moda de la cocina japonesa, con el sushi y sashimi a la cabeza, como la tendencia en la restauración a servir el pescado casi crudo o diréctamente crudo se ha dado de bruces con la nueva iniciativa del gobierno para evitar la extensión de las infecciones por anisakis.

Por este decreto, restaurantes, bares y comedores colectivos deberán congelar previamente el pescado que vayan a servir crudo o poco hecho, ahumado, en salazón o en escabeche, en virtud de un real decreto aprobado por el Consejo de Ministros, para luchar contra la anisakiasis.

Las reacciones de los chefs más conocidos no se han hecho esperar:

  • Pedro Subijana, presidente de la asociación española y europea de cocineros Eurotoques, el Gobierno está “cortando el brazo por una herida en un dedo”
  • Juan Mari Arzak como Martín Bersategui, mostraron su sorpresa ante esta normativa y criticaron el “asedio” al que se ve sometida la hostelería últimamente por parte del Gobierno.
  • Sergi Arola, aseguró que esta normativa da en la línea de flotación de la cocina que se hace actualmente en España
  • Alberto Chicote, conocido por su atún al sarmiento o por su tataki al ajoblanco, afirmó que esa normativa no tiene sentido y que supone un cambio de planteamiento radical para la cocina actual en la que se valora los pescados frescos y hechos en su punto.
  • Pedro Espina, recordó que la congelación lenta daña completamente la textura y el sabor del pescado fresco.

En El aderezo y también aquí.

Anuncios