La cocina es diseño gracias a Ferran Adrià, el gurú de la comida vanguardista que decora las mesas de su restaurante El Bulli, en Cala Montjoi, cerca de Roses, Girona, por ejemplo, con caviar de aceite de oliva. La Raymond Loewy Foundation concedió ayer a Adrià en Berlín el premio de diseño Lucky Strike, uno de los más prestigiosos de Europa y, con 50.000 euros, el mejor dotado.

Entre los galardonados anteriormente figuran Philippe Starck, Donna Karan, Michael Ballhaus y Karl Lagerfeld. Adrià, investigador y creador de nuevas experiencias culinarias, como resultado de la innovación tecnológica, se quedó impresionado de esta lista de nombres cuando se enteró del premio que recibió en la Komische Oper. Era “indispensable que algún día pudiera estar al lado de estas personas”, comentó Adrià ayer a la prensa. Interpretó el cocinero, también galardonado por el jurado de Madrid Creatividad 2006, que el premio Lucky Strike “es la aceptación de la cocina como un hecho cultural creativo”. Ello es posible porque “comer ya no es simplemente una necesidad en el mundo occidental”, aclaró.

Vía ElPais.es

Anuncios