Los hoteles no saben gestionar sus restaurantes. Por eso, los han puesto en manos de expertos de la restauración, y el beneficio se ha disparado. Mientras la cadena Marriott firmó en su día un acuerdo con Pizza Hut, aquí, en España, preferimos un Ferrán Adriá o un Sergi Arola. Es cuestión de gustos.

más en El Confidencial.

Anuncios