Juan Luis Recio se hace eco de un nuevo restaurante en Leon, cocinandos, que tiene una bonita web y que por las fotografías resulta muy atractivo. Sin embargo es una pena que la web del restaurante tenga algunos fallos, más de concepto que técnicos.
El más grave es que no encontramos enlace a la dirección postal del restaurante (en realidad aparece brevemente tras la intro al acceder a la página, pero aun no he encontrado el enlace que me lleve de nuevo a la dirección). Se indica que está cerca de un Parador Nacional y de un museo, pero nada más.

Además, el título de las páginas de la web es siempre ::::: COCINANDOS ::::: , que es original, pero poco útil, en tanto el título es lo que primero indexan los buscadores (y en este caso lo único puesto que la web está toda hecha en Flash). Así pues sería interesante un título mucho más descriptivo, aunque prosaico (indicar que es un restaurante, nombre del restaurante y al menos ciudad donde está, así le daría oportunidad a un posible cliente de localizarlo en Google).

En todo caso la web es bonita y la propuesta de Yolanda León y Juanjo Pérez más que interesante.
No es esta la única web que hemos visto que comete estos errores. Webs bonitas, con excelente diseño, desarrolladas con tecnología puntera… pero que omiten información fundamental para el cliente.

¿Qué información mínima debería mostrar la web de un restaurante?

  • Localización del restaurante. A ser posible acompañada de referencias a lugares significativos cercanos: monumentos, instituciones, parking, etc… y mejor aun con un plano.
  • Carta del restaurante. A ser posible ilustrada con fotografías de los platos, a fin de que el cliente se haga una idea lo más exácta posible de lo que ofrece el restaurante. Incluir precios puede parecer prosaico, pero es lo ideal. La carta de vinos también es de interés.
  • Fotografías y descripción del ambiente y servicios del restaurante.
  • Información sobre el chef (maitre, sumiller…). En los tiempos que corren la formación y experiencia previa del jefe de cocina son útiles para hacernos una idea de por dónde va su cocina. Si además el propio chef nos cuenta su filosofía, mejor.
  • Forma de contacto. Teléfono como mínimo. Y si ponemos email, asegurarnos de comprobarlo al menos a diario.

El último punto es muy importante, porque es el eslabón entre un posible cliente y una reserva… disponer de un sistema de reservas confirmadas online, como doocomo.com sería lo perfecto 😉

Anuncios